PRESENTACIÓN

En 1999 -y en en sociedad junto a mi hermano Enrique- fundamos esta pequeña empresa familiar tras ocho años de aprendizaje del oficio bajo la tutela de los albañiles Luis Mozún y Javier Ruiz-Navarro, de Alberite (La Rioja).

Aunque emprendimos nuestra andadura en la construcción convencional, un día -en una visita a Félix en San Román de los Infantes (Zamora)- descubrí la cal. Félix había usado cal viva con sal para pintar el interior de la casa y aquella textura y color me sedujeron.

Poco después recibí mi primer curso de morteros y estucos de cal en Ávila, de la mano de Paco Azconegui, y descubrí un mundo que desde entonces no ha parado de crecer. Hoy ya somos una empresa especializada en bioconstrucción, en constante desarrollo y aprendizaje.

Agustín Martínez Renedo